Inicio > Asuntos propios > Madrugada en vela

Madrugada en vela

28 marzo 2009

Son casi las 3 AM y no tengo ni pizca de sueño. A estas horas no tengo muy claro si esperarme a ver las clasificaciones del GP de Australia o irme a la cama y despertarme para verlos.

La verdad es que está siendo muy entretenido estar a estas horas despiertos. Una vecina del edificio esta gimiendo de vez en cuando :mrgreem: . Al principio creía que sería una peli porno pero qué va, era vicio en vivo y en directo! 😀

Cuando ha terminado el espectáculo he caído en las redes de la teletienda. Ahora mismo están poniendo un anuncio de un portátil de La tienda en casa que tiene tela. Para empezar, me hacen gracia esa falsa encuesta en la que preguntan a esos falsos transeúntes lo que buscan en un portáil. Y vamos “que sea fácil de usar”, “que tenga wifi”,… Pero madre de dios, ¿qué portátil de hoy en día viene sin wifi?.

Otra cosa que me hace gracia es cómo intentan vender el cacharro: “un procesador muy potente, mucha memoria RAM y un disco duro de gran capacidad”. Cojonudo, con esta descripción apenas se describe el 90% de los portátiles del mercado. Y como los españoles somos tontos y nos las meten dobladas más de uno se quedará flipado con semejante pepino.

Callad… que ahora han cambiado a un anuncio de máquinas de fitness, una de esas que sin hacer una pizca de ejercicio te convierten en el Suache…. Juas!!.

Anuncios
Categorías:Asuntos propios
  1. 28 marzo 2009 en 12:20

    Buah! Si no han anunciado el Nicer Dicer no ha merecido la pena (para tí, para la vecina si). Otro que me mola mil es el cocinero regordete que hace las demostraciones más absurdas con los cuchillos. ¿Sabíais que si cortais un trozo de madera, todavía podeis cortar un tomate con el mismo cuchillo?

  2. 31 marzo 2009 en 08:20

    Cuidado con el Nicer Dicer. Yo tuve uno que me duró exactamente cuatro tortillas hasta que se le rompió la bisagra. Con las patatas no había problema pero para picar los pimientos por poco te tenías que sentar encima para que cerrara y el final fue inevitable.

    Lo mío con la carrera fue peor. Me fuí a dormir poniendo el despertador después de haber cambiado la hora. Cuando suena el despertador me felicito por la decisión ya que, por más que no había dormido mucho, me encontraba muy despejado y dispuesto a ver la carrera sin un bostezo. Enciendo la tele y veo que ya habían pasado más de veinte vueltas cuando yo había calculado poder verme hasta el previo completo. Sólo diez minutos después de haber salido del shock inicial (al encender el ordenador para poner los tiempos oficiales) vengo a caer en la cuenta que había cambiado la hora del despertador para el otro lado y que estaba tan fresco porque me había levantado dos horas después de lo que había calculado 😯

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: