Inicio > Mentes absurdas > Pues ahora no respiro, ale!

Pues ahora no respiro, ale!

10 septiembre 2008

Hoy el 20minutos viene cargadito de noticias curiosas 😀 . La que más me ha llamado la atención es la de una mujer que, después de suspender 5 veces el examen de conducir, se ha puesto en huelga de hambre para que se lo den. 😯

Que digo yo, ¿y toda esa gente que lleva más de 10 o 20 intentos y sigue dejándose los cuartos para sacarse el carné?. Aunque bueno, desde mi punto de vista tiene que haber un punto en el que el amor propio te haga desistir, no?. “Venga, ya he malgastado demasiado tiempo y dinero en conseguir esto y no lo he hecho, a otra cosa”

Cierto que hay mucho “sacacuartos” en esto de las autoescuelas y los exámenes de conducir, vale que te pueda tocar en algunas ocasiones al examinador tocapelotas que a la más mínima te tire pero joder, cuando llevas tantos intentos (y me refiero a los casos exagerados que todos hemos oído en las clases de las autoescuelas) se acaban las excusas.

Es como la selectividad, se tiende mucho a exagerar…

“No, es que a mi me suspendieron por rozar una linea continua durante 2 metros”

Sí, machote, pero lo que no dices es que tocaste la línea continua para cambiar de carril, girar en una calle de sentido contrario y estar a punto de atropellar a una entrañable viejecita (1000 puntos)

También parece ser que se está poniendo mucho de moda eso de hacer “huelga de algo” para conseguir las cosas. Y digo “huelga de algo” porque no necesariamente tiene que ser de hambre, véase el caso de las mujeres de un pueblo de Turquía que se han puesto en huelga de sexo por falta de agua.

En fin…

Por cierto, sois todos unos malditos hijos de puta…. Huy! perdón! Por problemas de comunicación lingüística y dificultades idiomáticas no llegó con nitidez y detalle” mi verdadero mensaje 😈

Anuncios
Categorías:Mentes absurdas
  1. 11 septiembre 2008 en 09:46

    ¡Qué de ideas que me ha dado este post!

    Ahora mismo voy a empezar una huelga de hambre frente a la sede central del Banco Santander hasta que Botín me adopte como hijo suyo.

    Quizás no aguante mucho tiempo sin comer. Hasta el mediodía me la juego pero después, ya no sé si seguiré con la huelga. Cualquier cosa, como algo y retomo la huelga por la tarde, hasta la noche. Sería un huelga de hambre como esas huelgas en las que sólo se para unos minutos por turno. Ojalá cuele.

    Lo que no entiendo es lo de los turcos. Como principio fundamental, hay cosas con las que no se juega. Si no quieres comer, allá tú pero, “lo otro” es llevar las cosas demasiado lejos.

    Depués, no entiendo bien la posición de las mujeres. ¿No hay agua porque los hombres se la bebieron toda? Porque, si la falta de agua no es culpa de ellos, ¿por qué castigarlos?

    Y por el lado de los tíos. No sé cómo se lleva el reparto de las tareas en un típico hogar turco ni quién determina quién puede buscar agua y quién no pero, si me dan a elegir entre ir a buscar el agua a 13km o no “mojar” (nunca mejor dicho), puede que un día haga el vago, otro me encuentre cansado y otro me duela la cabeza pero, más pronto que tarde me veo con un cubo en cada brazo corriendo al pozo y traer el agua yo y acabar con la discusión.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: