Inicio > Relatos breves > Y dale con la discriminación positiva

Y dale con la discriminación positiva

25 junio 2008

Pero cómo me duelen los oídos cada vez que oigo estas dos palabras juntas, discriminación y positiva… Me duele casi tanto como cuando un popero dice que hace música rock. En fin…

Resulta que la ministra de igualdad estaba el otro día en su despacho dándole vueltas a la cabeza pensando en qué podía pulirse el presupuesto de su ministerio y dijo…

“Coño, voy a hacer una biblioteca de y para las mujeres”

Se supone que es para atacar el siguiente problema…

La idea surgió de la Asociación Biblioteca de Mujeres, cuando descubrió que las personas acudían a bibliotecas públicas o de universidades para acceder a una determinada bibliografía, y “tenían dificultades para encontrar esa documentación, porque determinados textos escritos por mujeres estaban en la invisibilidad”

No sé, a lo mejor el tonto soy yo, ¿pero no sería más fácil, suponiendo que realmente no haya ciertos libros escritos por mujeres, que favorecieran su distribución a TODAS las bibliotecas?. Es lo de siempre, por muy buenas que sean las intenciones para mejorar a un sector desfavorecido no deja de ser discriminación, da igual que se le añada la coletilla de “positiva” para que suene más políticamente correcto, sigue siendo discriminación.

En cierto modo, me parece uno más de los parches que intentar ponerle a los problemas, siempre tirando por el camino más fácil y que realmente no soluciona el problema sino que tapa el hueco. Es como si pusieran un cartel de PELIGRO, HOYO a 100 metros del propio hoyo y ni siquiera lo tapasen.

Pero tengo que reconocerles una virtud, su facilidad para hacerme caer en el pesimismo. Estoy convencido de que nunca se molestarán en buscar la raíz de los problemas, de que siempre estaremos con las mismas tonterías porque no tienen el valor de atacar los problemas de raíz.

Anuncios
Categorías:Relatos breves
  1. 25 junio 2008 en 13:11

    Yo no sería tan rotundo en el tema de la “discriminación positiva”, si que creo que hay determinados casos concretos en los que para “recuperar el tiempo perdido” y conseguir la igualdad puede ser necesario. Lo que me parece mal es que en vez de hacerlo de forma estudiada alli donde hace falta se haga en cosas absurdas como esta de la biblioteca.

    Es un poco lamentable que la única acción conocida (para mí) del Ministerio de Igualdad se base precisamente en crear un entorno de desigualdad entre escritores y escritoras. Como bien dices, me parece que se gastan más esfuerzos en aparentar que las cosas están resueltas que en resolverlas.

  2. 25 junio 2008 en 13:18

    me gustaria lanzar desde aqui la siguiente propuesta para luchar contra la discriminacion

    puesto que los regalices tienen un marcado parecido fálico, seria conveniente crear una ley para que tambien se fabriquen regalices con forma de cilindro para que tengan parecido con el aparato reproductor femenino.

    Si estais de acuerdo, dejad nombre, apellidos y DNI. Al finalizar el verano enviaremos las firmas recogidas al Ministerio de Igualdad

  3. 25 junio 2008 en 13:44

    Ya lo hay…¿no has visto nunca esos que vienen enrrollados en espiral? Lo hicieron por eso.

  4. 25 junio 2008 en 15:54

    Creo que esto pasa por dejar los problemas sociales en manos de los políticos sin ser la sociedad misma la que lidere hacia dónde van las cosas.

    Los políticos, no hay que olvidarlo, viven de que les voten y, si las encuestas les dicen que tienen más apoyo con inventos tales como la discriminación positiva o diciendo miembra en el Congreso, pues allá van y dicen y hacen lo que los asesores de imagen les indiquen.

    Creo que la discriminación positiva tiene mucho de discriminatorio y prácticamente nada de positivo. Cuando uno se está columpiando (en un columpio en un parque me refiero), para frenar trata de moverse lo menos posible del punto medio porque, dándole con fuerza para el otro lado lo único que se consigue es columpiarse cada vez más fuerte de un extremo al otro.

    Resulta curioso que, si el fin de la diferencia entre sexos será cuando no importe qué sexo tiene una persona que realiza una tarea, que el método elegido para llegar a eso consista precisamente en lo opuesto. Siguiendo los lineamiento actuales, para decdir un candidato para un puesto se deberían contar cuántas personas se tienen de un sexo u otro y elegir al siguiente teniendo en cuenta el sexo que tenga por encima de sus capacidad para la tarea.

  5. 25 junio 2008 en 18:36

    Toda idea es buena con tal que la gente lea…….lo malo es que aún así no lo hacen….

  6. 25 junio 2008 en 19:25

    Ante todo, bienvenido Toronaga y gracias por el comentario 😀

    No estoy de acuerdo contigo, no creo que el fin justifique los medios. Es cierto que es conveniente que la gente lea, que hay que fomentar la lectura y demas pero no creo que esta sea la forma.

    Me temo que es cuestion de habitos que la gente dedique su tiempo a los libros, necesitan darse cuenta de que son interesantes. Yo, por ejemplo, de crio leia poco porque me daba muchisima pereza eso de leer, me parecia muy lento. Eso si, luego cuando me ponia enseguida me picaba el gusanillo y me leia el libro del tiron.

  7. 29 junio 2008 en 14:30

    El ministerio este de la Igualdad (que no hace hasta ahora más que significar la diferencia entre sexos) se recordará en el futuro por el cúmulo de idioteces que va generando.

    Con el tema de la biblioteca de autores femeninas si lo que se pretende es fomentar la lectura de dichas autoras, lo mejor sería que se incluyeran sus fondos en el resto de las bibliotecas como alguien dijo, aunque claro, si se subvenciona esta inclusión posiblemente se perjudique a algunos autores masculinos de mayor interés. Entonces la Administración con su actuación está perjudicando a una parte de la población, debería abstenerse.
    Yo creo ciertamente que si los libros no están ahí es por que la gente no los demanda. Señores y señoras existe una cosa llamada desiderata que en la mayoría de bibliotecas atienden y que consiste en solicitar aquellos libros de los que carece la misma. Con el tiempo suelen incorporarlos a sus fondos porque al fin y al cabo, lo que se pretende es tener un buen número de usuarios contentos; y no creo que el encargado de las adquisiciones deseche algún libro porque esté escrito por una mujer. Pensar eso es absurdo, y más cuando todo un Ministerio trabaja en ello.

  8. Uno se pasó por aquí
    3 julio 2008 en 12:13

    Hacer la igualdad “por ley” tiene un problema… que la ley es rígida y debe ser igual para todos…. cuando tu en la ley vuelcas hacia un lado, creas más rechazo que la aceptación que se supone que existe…. y esto es una recomendacion de la propia UE (que no lo digo yo que soy un mindundi)

    Lo que me refiero es que la violencia de genero es agravante si un “macho” le pega a una mujer, pero si es al revés solo es una falta (a mi corto entender es igual falta de respeto)… con la ley de igualdad si una mujer discrimina a un hombre lo hace “positivamente” pero si lo hace hacia una mujer no pasa nada (y esto lo he visto yo con mis propios ojos)

    Lo que hace falta es de una puñetera vez erradicar los problemas de fondo y no poner parches absurdos, que lo único que provocan es levantar los avances que se consiguen.

    Hasta luego…..

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: