Inicio > Asuntos propios, Cachondeo > Menudos taquilleros

Menudos taquilleros

14 diciembre 2007

Buenas!

Ayer estuve todo el día desconectado del blog y es que nos tocó hacer una excursión a unas cuantas estaciones de Metro.

Cuando hablamos de taquilleros en metro (los que están donde los torniquetes) es un poco como jugar a la ruleta rusa, nunca sabes qué te vas a encontrar. Hay de todo, desde los que hablan de los libros que se leen como si fueran los últimos taquillazos del cine, pasando por la pava que está al teléfono y no es capaz de usar su otra neurona para responder a una pregunta de sí/no hasta los que estás deseando que venga alguien a entretenerlos porque te da miedo quedarte a solas.

Pues bien, ayer resulta que nos encontramos con el taquillero antisistema y, como resulta que es un especímen que no es que abunde (por lo menos yo nunca he llegado a conocer ningún ejemplar de ese tipo), pues nos sorprendió. Resultó ser un chico joven, más o menos de nuestra edad, y, todo sea dicho, muy simpático y extrovertido. Pero claro…

Al poco de estar allí, empezó a decir que menuda mierda era todo, que les dieran por culo a los que iban a comprar billetes, que se fueran a su puta casa en taxi y le dejaran un rato tranquilo… No es necesario decir que nosotros nos alternábamos entre el asombro 😯 y el despolle total :mrgreen: . Incluso había momentos en los que dejaba la taquilla sola y se venía a hablar con nosotros mientras que en la ventanilla se empezaba a acumular la gente, incluso golpeaban el cristal con cara de malhumor para que les atendieran. Y mientras el fulano diciendo en voz alta, casi gritando, que se fueran al carajo…. ¡Qué risa!

Pero lo mejor llegó cuando estaba atendiendo a una chica que estaba de buen ver y el tío, mientras le daba el billete, le soltó que menudo polvazo tenía. Ahí ya fue lo mejor, nosotros estábamos pálidos preguntándonos cómo cojones le decía eso a la chica. Ya no pudimos aguantar y mi compañero le preguntó que cómo le decía eso, que si no le oían… Y bueno, la traca final fue la respuesta que nos dió…

Ah, pues no sé….

Buah!, yo ya estaba por los suelos. Ya no podía aguantarme las lágrimas, estaba llorando de la risa

Después llegó un pollo con el que tuvo, más o menos, la siguiente conversación:

POLLO: Buenas, vengo a que me cambie este billete, que está defectuoso…

TAQUILLERO: (lo mira) mmmmm…. este billete no se puede cambiar. Y necesitaría tu DNI para denunciarte, este metrobus está manipulado…

POLLO: ¿Qué dices?, que va, que va…

TAQUILLERO: Te voy a denunciar, este billete está manipulado. Pero qué cutre que eres, si hasta se ve el celo…

POLLO: (salió corriendo)

Pero claro está, esto no superó lo del polvazo… :mrgreen: Ains, que sería de este trabajo si no fuera por anécdotas como esta…

Por cierto, por fin encontré la respuesta a esa pregunta que tantas y tantas veces ha ocupado las conversaciones con mis amigos y familiares: ¿Dónde hay una tienda Gallina Blanca?. Pues resulta que en la calle Ibiza, aquí en Madrid. Desconozco si hay más o es la única pero lo investigaré 😈

Anuncios
Categorías:Asuntos propios, Cachondeo
  1. Duna
    14 diciembre 2007 en 12:05

    cawen ros! oigo a un taquillero que me dice eso y le inflo a hostias 👿

  2. 15 diciembre 2007 en 11:35

    Es increíble ver como algunos especímenes avanzan directamente a su auto extinción, como las manadas de ballenas que encallan en la playa y que, cuando el grupo de ecologistas de turno las vuelve a meter en el mar, se dan la vuelta y vuelven a encallarse en la misma playa de antes.

    Lo mismo que comentas de los taquilleros pasa con los cajeros de banco. Este que cometas era el desmadre pero, si bien las generalizaciones son injustas, como prototipo son generalmente bordes.

    A ambos los pretenden cambiar por máquinas expendedoras y son ellos mismos los que te obligan a usarlas con sus modales o directamente negándose a hacer el trabajo y mandándote ellos a la máquina. Si se trata de personas de 60 años lo entiendo por eso de “Por lo que me queda en el convento…” pero, una persona joven, que pasa todo el día espantando clientes con tal de no dar palo al agua, ¿realmente piensa que se va a jubilar en ese puesto? ¿No tiene miedo a que le digan que su trabajo no existe más porque la gente prefiere al cajero automático o la expendedora que a veces no funciona pero que nunca les ofende?

  3. 15 diciembre 2007 en 20:13

    Joder… decirme donde está el cafle ese para no pasar por allí. Será … buag seguro que le oián pero la gente es más educada que él.

    Llevas razón Morongo… seguro que es menos fria la maquina que el capullo ese.

    Muakakiss

  4. Anónimo
    25 marzo 2008 en 01:50

    ajajajaj en qué estación fue eso? por si paso y me fijo xd

  5. 25 marzo 2008 en 09:03

    Pues fue la estacion de Plaza Castilla aunque los taquilleros van rotando por las estaciones asi que…..

    De todos modos, ese dia nos pudimos reir un monton con el chaval de la taquilla….

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: