Inicio > Relatos breves > La armonía

La armonía

24 octubre 2007

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz, la armonia perfecta. Muchos artistas intentaron realizar ilustraciones. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubó dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas:

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero estas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Al llegar el momento de decidir, el Rey tardó muchisimo, ya que estuvo observando muy detenidamente ambas pinturas. Tras un largo tiempo de mirarlas y observarlas detenidamente el Rey se decidió por la segunda pintura. Todos se sorprendieron y preguntaron al Rey por tal decisión y éste contesto:

“Después de observar cada día y detenidamente las pinturas, me iba dando cuenta de pequeños detalles. En la segunda pintura, tras la cascada, se encontraba un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido. Paz, armonía… no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor, significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz y armonía interior.”

Anuncios
Categorías:Relatos breves
  1. 24 octubre 2007 en 22:29

    Un gran relago y una gran moraleja….

    Está dando sus frutos eso de tener contratado al Dalai Lama para los relatos breves 😉

  2. 25 octubre 2007 en 00:30

    Muy cierto, pero claro, a veces con el ruido es casi imposible encontrar esa paz.

    Enhorabuena, una vez más, por un relato genial

  3. Duna
    25 octubre 2007 en 09:12

    Ains, estoy 3 dias sin aparecer y me encuentro un monton de post para leer 😀

    Ya suena repetitivo pero es que es verdad, el relato esta genial y es totalmente cierto.

    Un beso

  4. 28 octubre 2007 en 20:12

    Precioso relato, me ha encantado. 😉

  5. 6 diciembre 2007 en 11:42

    Me ha gustado muchísimo tu relato, me parece muy real, un saludo y gracias por darnos que pensar

  6. 6 diciembre 2007 en 23:03

    Bienvenida!!! una cara nueva!!! 😉

    Gracias a ti por pasarte por aquí 😉

    Muakakiss

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: