Inicio > Relatos breves > La flor de la honestidad

La flor de la honestidad

17 octubre 2007

En la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba en vísperas de ser coronado emperador pero, de acuerdo con la ley, debía estar casado. Sabiendo esto, resolvió hacer una competencia entre las doncellas de la corte que se hallasen dignas de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que ofrecería una celebración especial para las pretendientes al puesto y allí les lanzaría un desafío.

Una vieja señora, sierva del palacio por muchos años, oyendo los comentarios sobre los preparativos, sintió una ligera tristeza, pues sabía que su joven hija guardaba un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a casa y relatarle los planes del príncipe, se asombró al saber que ella pretendía ir a la ceremonia, indagando incrédula preguntó: Hija mía, ¿qué es lo que harás allí? Estarán presentes las más bellas y ricas doncellas de la corte, por favor sácate esa idea de la cabeza, yo sé que debes estar sufriendo, pero no conviertas el sufrimiento en locura.

La hija respondió: No querida madre, no estoy sufriendo y mucho menos estoy loca, yo se que jamás podré ser la escogida, pero es mi oportunidad de estar cuando menos algunos momentos, cerca del príncipe y esto ya me hace feliz. Por la noche, la joven llegó al palacio y en verdad, allí estaban las más bellas chicas, con las más bellas ropas, con las mas bellas joyas y aun más, con las más determinadas intenciones.

Finalmente, el príncipe anuncio el desafío: Les daré a cada una de ustedes una semilla, y aquella dama que dentro de seis meses me traiga la más bella flor, será escogida como mi esposa y futura emperatriz de China.

La propuesta del príncipe no se desvió de las profundas tradiciones de aquel pueblo que valorizaba mucho la especialidad de cultivar algo, ya fuesen costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, que no tenía mucha habilidad en las artes de jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgiese con la misma extensión de su amor, ella no necesitaría preocuparse con el resultado. Pasaron tres meses y nada surgió.

La joven intentó de todo, usando todos los métodos conocidos de cultivo, pero nada había nacido. Día tras día ella veía cada vez más lejano su sueño y cada vez más profundo era su amor. Por fin, los seis meses pasaron y nada había brotado… Consciente de su esfuerzo y dedicación, aquella joven le informó a su madre que independientemente de las circunstancias, iría al palacio en la fecha y hora acordadas, pues no pretendía nada más que algunos momentos cerca de la compañía del príncipe.

En la hora marcada, estaba allí ella y las demás pretendientes, sólo que su vasija estaba vacía y las otras jóvenes pretendientes, tenían todas flores bellisimas variadas en formas y colores. Ella estaba admirada, nunca había visto tan bella escena. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observa la vasija de cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una por una, anuncia el resultado e indica que aquella bella joven, la hija de la sierva del palacio sería su futura esposa.

Los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones … Nadie comprendía por qué había escogido justamente aquella que nada había cultivado. Entonces el príncipe les aclaró: Esta fue la única que cultivó la flor que es digna de ser convertida en mi emperatriz. La flor de la honestidad, pues todas las semillas que les había entregado eran estériles.

Moraleja: Si para vencer debes poner en juego tu honestidad: pierde ya que siempre serás un vencedor.

Anuncios
Categorías:Relatos breves
  1. Duna
    17 octubre 2007 en 11:56

    La chinita esa debía ser maña porque para conseguir que creciera la flor de una estéil… ya me la imagino dandole palizas a la semilla hasta que ésta se rindió y florecio 😀

  2. 18 octubre 2007 en 00:53

    Hariel, que historias tan chulas cuentas siempre ¿son tuyas o tienes algún libro secreto de historias? Sea como sea, no dejes de compartirlas.

    Un besazo enorme

  3. 18 octubre 2007 en 13:15

    como algun dia deje de poner relatos breves le metemos una querella 😉

  4. 18 octubre 2007 en 23:02

    Eso, eso!!!!!

  5. 11 diciembre 2007 en 18:51

    El final quizás se veía venir, pero me gustó. La moraleja está muy bien.

  6. 11 diciembre 2007 en 21:59

    Gracias Alan, me alegro que te haya gustado. En casi todos los relatos breves que hago se viene venir el final, pero ese final deberíamos de recordarlo más a menudo y no sólo al leer los relatos.

    Muakakiss

  7. ruddy
    18 marzo 2009 en 20:36

    la verdad siempre vence

  8. ruddy
    18 marzo 2009 en 20:37

    la verdad siempre vence…………………..

  9. 13 octubre 2009 en 22:29

    uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: