Inicio > Relatos breves > Una pata deforme

Una pata deforme

24 enero 2007

Un niño pequeño entró en una tienda de mascotas con tres monedas en la mano para comprar un cachorro de esos que se anunciaban en venta en el escaparate de la tienda.

Lo recibió el tendero: “Buenos días. ¿Qué se te ofrece?”.

El niño le dijo: “En el escaparate hay un letrero anunciando que venden cachorros y yo quiero comprar uno. ¿Cuánto cuestan?”.

“Mira, cuestan quinientos pesos”.

“¡Uy! Traigo sólo esto”, y le enseñó las tres monedas. “¿Puedo verlos?”, le preguntó el niño.

“Claro que sí“, contestó el tendero con una sonrisa.

Entró a verlos y se encontró con una perrita con cinco cachorros. El último cachorro cojeaba. “¿Qué le pasa a ese cachorro?”, preguntó el niño. “Nació con un defecto en las patas traseras. Ese perrito no puede correr, ni saltar”.

“Ése es el que quiero“, dijo el niño entusiasmado.

“No querrás ese, si no podrá correr contigo. Llévate mejor este otro que está muy bien”, dijo el tendero.

“No, yo quiero ése”.

“¿Por qué?”, preguntó el tendero.

El niño se levantó el pantalón y le mostró su pierna derecha que estaba deforme y maltrecha, y le dijo: “Yo tampoco puedo correr bien, ni saltar, y ese perrito necesita alguien que le comprenda.” El tendero se quedó conmovido y enseguida le dijo: Bueno, pues entonces te lo vendo por las tres monedas que traes”.

“No, de ninguna manera. El hecho de haber nacido así no lo hace menos valioso. Yo le pagaré el mismo precio que pide por los demás, hasta el último centavo”.

El tendero, aún más conmovido, le dijo: “Ojalá los demás cachorritos tengan un dueño como tú, que los quiera y los comprenda así”.

Todos merecemos tener alguién que nos comprenda y nos quiera así como somos.

Este relato, se lo dedico a todos los perros que lo pasan mal, muy especialmente al que maltrataron los soldados de EEUU, según publicamos ayer.

Anuncios
Categorías:Relatos breves
A %d blogueros les gusta esto: