Inicio > Armamente > Bienaventurados los hackers

Bienaventurados los hackers

11 enero 2006

Hay una realidad numérica con la que ningún esfuerzo industrial por desarrollar DRMs (sistemas digitales de gestión de derechos) ni ningún esfuerzo nacional por limitar las libertades conseguirán jamás acabar. Y es que por cada programador diseñando cerrojos y sistemas de control en la industria y el gobierno, hay cientos de hackers ahí fuera empeñados en reventar cerrojos por el simple placer de hacerlo. Afortunadamente. Su existencia y actividades garantiza que ninguna tecnología opresiva obtendrá el completo dominio de la Red, puesto que el conocimiento y la inteligencia de miles de hackers agregados siempre superará la capacidad de generar tecnología de industrias y gobiernos.

Como muestra, unos pocos ejemplos recientes. Como los ingeniosos austriacos del grupo Quintessenz, que se las arreglaron para ‘meter mano’ al flamante sistema de vigilancia televisiva instalado por la policía, extrayendo la señal y diseñando un software que cubre la cara de las personas en las imágenes. O los activistas alemanes por la privacidad que han ‘hackeado’ una cámara desechable con flash, convirtiéndola en una ‘freidora’ de chips RFID (Radio Frequency IDs, identificadores de radiofrecuencia) que llevan cada vez más productos comerciales. O Michael Chorost, prácticamente sordo, que llevó a cabo una exhaustiva investigación sobre electrónica y neurología con la intención de reprogramar su audífono para poder disfrutar del Bolero de Ravel.

Pasión, hasta bordear la obsesión; exhaustivo conocimiento que bordea la sabiduría y una traviesa actitud curiosa ante el mundo que no se para en convenciones. Éstos son los atributos de la ética hacker. Y mientras existan, habrá esperanza.

Emblema Hacker, propuesto por Eric Steven Raymond

Fuente: el retiario

Anuncios
Categorías:Armamente
  1. ==Dominus==>
    12 enero 2006 en 15:05

    por fin un breviario de la filosofía hacker…. ya es hora de cambiar esa mala imagen de “ladrones” o “revientabancos” por lo que son

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: