Inicio > Armamente > Charo

Charo

26 diciembre 2005

A María del Rosario Endrinal Petit los que la querían la llamaban Charo. No eran muchos. En El Periódico han localizado a uno de ellos, un amigo y antiguo amante, con el que han reconstruido parte de la historia de esta mujer a la que tres gamberros, que tenían como pasatiempo orinar en la cara de los mendigos, asesinaron porque se les fue la mano.

Charo dormía en un cajero automático pero no siempre fue así. “Sus primeras noches en la calle las pasó con un abrigo de visón. Qué locura. Se lo robaron el segundo día”, recuerda Luis Riera, su antigua pareja.

Charo dormía en un cajero automático por culpa del alcohol y llegó al alcohol porque le rompieron el corazón. Hace años, cuando era guapa y joven, dejó a su marido y a su hija para fugarse con un directivo francés de Pryca, donde trabajaba como secretaria. “Su familia nunca se lo perdonó. Cuando el francés la abandonó, ella regresó a Barcelona y todos le dieron la espalda”, explica Luis.

Luis no cuenta mucho más y calla cuando se pregunta por la familia, pero es fácil imaginarse el resto de la historia. La vida de Charo es tan cruel como lo fue su muerte. Pero el verdadero drama es otro. Lo más triste de esta historia es que sólo nos apiadamos de personas como Charo cuando tres niñatos deciden quemarla viva por pura diversión.

Feliz Navidad.

Vía escolar

Anuncios
Categorías:Armamente
A %d blogueros les gusta esto: