Inicio > Armamente > Pidiendo opinión, rompiendo moldes

Pidiendo opinión, rompiendo moldes

16 diciembre 2005

Acabo de leer el blog de Arsenio Escolar, director de 20minutos, y cada día estoy más (gratamente) sorprendido con el rumbo de este periódico. Es un diario gratuito, bajo licencia Creative Commons y tiene en cuenta la opinión de sus lectores para mejorar.

“Papá” y “profe”, lenguaje poco serio

Aunque en mi formación he dedicado más tiempo a la filología que al periodismo, no soy un talibán del idioma. Una errata me duele como una puñalada, y un mal uso sintáctico, prosódico o semántico me mortifican tanto como un error informativo. Pero al mismo tiempo, soy partidario de hablar en la prensa casi (sólo casi) como se habla en la calle y de utilizar en los periódicos las palabras de la gente sin esperar a que los miembros de la Real Academia Española (RAE) las bendigan y las incorporen a su Diccionario.

Creo que hay que respetar las normas académicas del idioma, que los periodistas tenemos la obligación de conocerlas y usarlas a la perfección, pero creo también que las lenguas son seres vivos, que evolucionan, que cambian, que tras mutar en el lenguaje oral acaban haciéndolo en el lenguaje escrito, y que los medios de comunicación somos no sólo uno de los escenarios de esa mudanza, sino incluso uno de sus instrumentos.

A algunos lectores de 20 minutos, esta posición nuestra sobre el uso del idioma les incomoda, incluso les escandaliza. En vísperas del euro, usábamos aquí el término Eurolandia para referirnos al que iba a ser el territorio de la moneda común, y algunos lectores protestaron y nos llamaron boboyanquis y Ratón Mickey. Contesté a algunos de ellos explicándoles que la desinencia -landia estaba documentada en castellano desde el siglo XIV, 600 años antes de que Walt Disney la utilizara para su parque.

En mi correo son frecuentes protestas como la de Eurolandia. Hoy mismo he recibido un mensaje -en tono muy respetuoso- del lector Diego Martínez Barrenechea en el que protesta por una información nuestra titulada así: “Los papás sabrán las notas de sus hijos por un SMS. Los profes de secundaria mandarán las calificaciones con una agenda electrónica”. Diego cree que con ese “papás” y ese “profes” nuestro diario pierde seriedad.

¿Tú también lo crees? ¿Hay otros usos lingüísticos nuestros que te incomodan, otras palabras o palabros que te parecen impropios de un diario de difusión masiva? ¿Crees que 20 minutos debe adoptar unas prácticas sobre el uso del idioma más conservadoras, más académicas, menos frescas?

Vamos a elaborar un libro de estilo: ¿debe en lo lingüístico estar basado exclusivamente en los textos oficiales de la RAE (el Diccionario, el Diccionario Panhispánico de Dudas, el Diccionario del Estudiante…) o ha de abrirse a otros usos? Espero aquí tus comentarios.

Personalmente estoy cansado de los periódicos extensos y aburridos, de los que necesitas tener el diccionario al lado para entender lo que intentan manipularte decirte.

Me parece una buena iniciativa que un periódico escuche de verdad a la gente de la calle. Gracias

Más información en el blog de Arsenio Escolar

Anuncios
Categorías:Armamente
  1. ==Dominus==>
    16 diciembre 2005 en 12:34

    precisamente me gusta ese diario por lo ameno que resulta leerlo, es como hablar con un amigo…..

    Quizás a veces pega de “ingenuo” por explicar algunos temas en muuucha profundidad…. pero quizás a mi me pueda parecer sencilo… cuando aparecen temas técnicos que no domino… consigo entenderlos a la perfección.

    Creo que la RAE cumple bien con su labor…. y para ello está… pero la lengua está viva…. si nos anclamos a la RAE todavía hablaríamos como en el S XVIII o XIX

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: