Inicio > Armamente > Los ordenadores que nos llevaron a la Luna

Los ordenadores que nos llevaron a la Luna

26 octubre 2005

Acabo de leer en kriptópolis el siguiente post, y me ha parecido interesante comentarlo:

Hay una cuestión que lleva tiempo dando vueltas en mi cabeza y que no puedo responder. Por eso acudo a vosotros en demanda de ayuda, a ver si hacemos algún tipo de computación distribuida, con varios cerebros en paralelo, y aclaramos esta cuestión que me obsesiona, y preveo que no tardará demasiado en obsesionaros a vosotros también, si ponéis un poco de esfuerzo en seguir mi planteamiento.

La historia nos dice que el hombre pisó la luna en 1969. Aunque haya gente que pone en duda la verdad de toda la historia, no voy a ser yo quien se atreva a dudar hasta ese extremo (al menos, no de momento). Para que eso pudiera ocurrir debió necesitarse un esfuerzo tecnológico importante, tal vez el mayor que han conocido los tiempos. Y a tal esfuerzo no pudo ser ajena la informática; baste pensar en la cantidad de cálculos que necesitaría hacer sobre la marcha una nave cuyo destino era -nada más y nada menos- que la Luna, es decir, 384.000 kilómetros de ida, otro tanto de vuelta, más dos despegues, un alunizaje y un amerizaje.

Sin embargo, ¿cuál era la realidad de la informática en los años 60?…

En los 60 no existían ni las calculadoras de bolsillo y los ordenadores aún ocupaban habitaciones enteras, pese a que su potencia de cálculo era muy inferior a la del PC desde el que ahora mismo me estás leyendo. En palabras de los autores del clásico Apollo: The Race to the Moon (1989):

“La capacidad de proceso de los mainframes del Centro de Control de la NASA era menor que la de cualquier sistema informático de sobremesa de los 80, y los ordenadores a bordo del módulo de comando y el módulo lunar tenían menos capacidad que algunas calculadoras de bolsillo.”

¿Sorprendente, no? ¿Y semejantes “prodigios” llevaron decenas de hombres a la luna y los trajeron de vuelta? Curioso…

Pero por si se nos escapa algo, entremos en más detalles. El ordenador que llevaban a bordo los Apolo se llamaba AGC (Apollo Guidance Computer) y fue diseñado en 1966 [1]. Pesaba más de 30 kilos, pero sólo contaba con ¡36 KB de memoria RAM y 2KB de memoria ROM! De hecho, cuando el hombre pisó la luna (1969) los ordenadores comerciales, como el PDP-11 de DEC, eran ya bastante más potentes que el AGC.

Sin hablar de mi flamante Pentium a 3.2 Ghz, mi calculadora de bolsillo (una TI-89 de hace siete años) dispone de 188KB de memoria RAM, 639KB de ROM y un procesador Motorola 68000 a 12 Mhz, pero si alguien me pidiera que confiara en ella para llevarme a la luna, pensaría que estaba haciendo algún tipo de metáfora sobre mi capacidad para dormirme mientras resuelvo ecuaciones.

En fin: ¿sólo a mí me parece que aquí hay algo que no encaja?

Por favor: ¡que alguien me saque de mi error!

  1. MIT: The Apollo Guidance Computer
  2. Emulador del AGC
  3. Cómo construirte un AGC en tu propio sótano
  4. MIT: Computing in the Soviet Space Program (Su AGC se llamaba Argon)
  5. El Fraude del Siglo [AstroRed]

La verdad es que yo nunca me había planteado que la primera vez que el hombre puso el pie en la Luna hubiera sido un montaje, tal vez conservaba esa inocencia infantil y me decía a mí mismo “¿pero cómo te van a mentir con eso?”.

Sin embargo, viendo cosas como ésta, con el texto que os he puesto de kriptópolis y sabiendo que los EEUU hacen cualquier cosa para quedar por encima de todos los demás (recordemos que el primer viaje a la Luna se hizo en plena guerra fría), cada vez me parece más creíble esta hipótesis.

Lamentablemente, soy de los que creen en los gobiernos conspiradores y manipuladores que muestran la información como y cuando les conviene.

Salu2

Anuncios
Categorías:Armamente
A %d blogueros les gusta esto: