Inicio > Armamente > 11/09/2001 – Vuelo 175

11/09/2001 – Vuelo 175

22 agosto 2005

En junio de 2003 el rotativo La Vanguardia, desde Barcelona, publicó una crónica de investigación sobre el avión que se estrelló contra la Torre Sur del complejo del WTC de Nueva York el 11-S. El reportaje fue un asunto sencillo, se basaba en la foto que vemos en la izquierda y se preguntaba por estos extraños bultos adosados a la panza del vuelo 175, sin descartar la posibilidad inicial de que se tratase de una ilusión óptica. No obstante, tras un análisis detallado de procesado y digitalización de imagen llevado a cabo por un centro universitario en Mataró, se llegó a la conclusión irrefutable que los aparentes bultos y protuberancias no eran producidos por simples sombras o reflexiones, sino por objetos o cuerpos tridimensionales. Punto.

Al poco tiempo de la publicación, La Vanguardia se llenó de Cartas de lectores quejándose de la ambigüedad del artículo al no dar ninguna explicación sobre qué podrían ser los extraños objetos adosados. Los periodistas se negaron a comentar al respecto, propiamente eran periodistas investigadores y no era su tarea opinar sobre lo desconocido. Además, La Vanguardia es un periódico serio y de tradición centenaria a proteger, por lo que tampoco se trata de quemarse con tal patata caliente.

A pesar de las numerosas fotos y videos que se grabaron aquel día, dado que el atentado se produce en presencia de numerosos testigos, en comparación con lo documentado de los otros ataques, del vuelo 175 es del que más se desconoce. Para nosotros, desde el Souk, era de suma importancia que se estableciera el artículo de Eduardo Martín de Pozuelo y Xavier Mas de Xaxàs como referencia, y que se tradujera al inglés lo antes posible, y a eso nos dedicamos en la sección anterior. Por otro lado, como por nuestra parte no teníamos una “tradición centenaria que proteger” nos decidimos a investigar el tema en más profundidad.

El análisis digital llegó a la conclusión que lo que se ve aquí no se trata de un simple juego de sombras producido cuando el avión gira hacia la Torre Sur, sino de objetos físicos. Obviamente, ningún aeropuerto comercial hubiera permitido despegar un avión en tales condiciones. No tan obvio, quizás, es el hecho de que no es sólo cosa de atornillar algunos objetos exteriores al avión, alzarse al aire y ya está… sólo la resistencia aerodinámica hubiera arrancado cualquier añadidura exterior dejando un enorme agujero, mucho antes de alcanzar los 800 kph. Las aeronaves comerciales son construidas lo más ligeramente posible y consisten de un esqueleto estructural cubierto por un revestimiento “blando” de chapa metálica. Antes de adosar cualquier objeto exteriormente a un avión, hay que reforzar el interior con vigas y soportes añadidos a dicho esqueleto estructural, produciendo lo que se conoce como “puntos duros” en aviones militares para colgar municiones y tanques de combustible exteriores con completa seguridad. No se modifica un avión así, tan facilmente, en una sóla mañana

Este es el comienzo de un texto bastante interesante sobre uno de los aviones que se estrellaron contra las torres gemelas de Nueva York el 11S. Tenéis el resto aquí:

La patata caliente
Suplantación de mandos
Avión equivocado
Bultos extraños
Conclusiones

No fue el vuelo 175. Refutaciones

Siempre me han llamado la atención a las teorías conspiradoras de unos cuantos “locos” que andan por ahí sueltos, principalmente porque no me parece nada descabellado pensar que aquellos que tienen el poder harán cualquier cosa para acaparar más poder y dominar todo lo posible.

Salu2

Anuncios
Categorías:Armamente
A %d blogueros les gusta esto: